¿Verde o marrón? Para las langostas depende de la multitud

La langosta migratoria (Locusta migratoria) cambia de color si se encuentra en grupo. Crédito: Yang, Wang, Liu et al., eLife, 2019
La langosta migratoria (Locusta migratoria) cambia de color si se encuentra en grupo. Crédito: Yang, Wang, Liu et al., eLife, 2019

La langosta migratoria (Locusta migratoria) es capaz de congregarse en enormes enjambres compuestos por millones de individuos y que llegan a ocupar cientos de kilómetros cuadrados 🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗🦗 Millones de mandíbulas que comen varios gramos de hierba al día. Cada millón de langostas puede consumir una tonelada de comida 😮 Con semejantes datos, es normal que este fenómeno de la naturaleza sea catalogado como plaga bíblica.

Por suerte, este insecto no siempre se encuentra en grandes concentraciones. También atraviesa una fase solitaria en la que trata de pasar desapercibido. Durante ese periodo usa colores verdes para esconderse de sus depredadores entre la vegetación 🌱🦗🌱 Sólo cuando se encuentra rodeado de individuos de su especie opta por vestir de marrón y confiar su supervivencia al enjambre.

El mecanismo molecular que controla estos cambios era en gran parte desconocido hasta ahora 🤔 Un equipo de científicos de la Academia de Ciencias China en Beijing ha descubierto que el secreto del cambio de color se encuentra en la proteína βCBP. Esta proteína aumenta la cantidad de betacarotenos, un pigmento rojo, en las langostas. Para determinar su papel en el cambio de color, colocaron a individuos solitarios, y por tanto verdes, dentro de grupos de langostas marrones. Observaron que a la vez que aumentaban los niveles de βCBP se producía el cambio de color. Pero cuando la proteína era bloqueada, la langosta volvía a su vestido verde solitario 💚

Más información:

How locusts switch colors in different settings


🌳🐅🌳 Formando un cuarteado dosel de árboles. O una maraña de tallos, hojas y ramas. Creando una tela a través de la cual se escurre, para bailar con las sombras, la luz del Sol. Y entre ese baile, se esconde, repta, corre, salta, vuela, crece, compite, devora, es devorada y se descompone. La verás por todas partes, en el día y en la noche. Incluso más allá de la delgada capa de hojarasca y del húmedo barro que puedas excavar con tus manos. Incluso bajo la superficie de ríos imparables o tocando las nubes. Y más allá. Rodeada por el inmenso azul de océanos y mares. Medrando en lo más profundo, en los lugares donde el Sol cede su reino a otras fuerzas. También allí donde solo parece que hay arena y rocas azotadas por el calor. O donde el hielo y el frío reclaman su blanco dominio. O en tu interior, frenético, ordenado y apetitoso para amigos y enemigos. La vida, desafiante y cabezota, se pega a las todas superficies, rugosidades y escondrijos de la Tierra. Sobrevive y evoluciona, en una larga cadena temporal de criaturas que enmudece las décadas, siglos y milenios que puedas contar. Y ahí estás, Homo sapiens, pidiendo respuestas sobre los misterios de la vida. La ciencia tiene las respuestas que exige tu curiosidad. Y aquí, en Myrmarachne, te las relato 🌎 🌍 🌏 

🐜 Si no quieres perderte ninguna historia de Myrmarachne, puedes seguirme en la red social que más te guste 👇

📜 O suscribirte a la Newsletter de Wallace para recibir todas las novedades en tu email.

☕️ Y si quieres apoyar el trabajo que realizo, puedes invitarme a un café ☕️ o hacerte mecenas de Myrmarachne en Patreon. Así tendré más energía para rastrear otras historias y escribir sobre ellas.

🐜🐜🐜🐜🐜

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.